SIGUIENDO EL CAMINO




Agotado su cuerpo y goteando su esencia,
desapareciendo con ella poco a poco su fuerza, atrofiándose.
La envoltura de su alma se rompe y la deja saltar,
pero esa condición natural está en él negada.

Su corazón de soñador atrapa su alma y la absorbe y digiere,
quedándose con su antigua mente y su sentir.
Y de su fuerza interior se crea un cuerpo inmaterial,
que coge todo lo que puede del físico
para formar su piel, sus ojos, sus alas...

Y asciende hacia los caminos antes invisibles,

sobrevolando raudo los senderos,
pasando de largo las almas putrefactas
de los esclavos del mundo despierto.

Con sus ojos azules y púrpuras ilumina el nuevo tramo,

y ciegas le siguen las almas de aquellos esclavos,
que al intentar atravesar los muros del sueño
son empujadas por ellos hacia el vacío.


Al tocar tierra del sueño

su cuerpo inmaterial decae en polvo,
y sólo queda su corazón,
que se arrastra enraizado hacia el lago,
del que bebe hasta poder formar un nuevo cuerpo
con cuyas nuevas manos sigue bebiendo esencia del sueño,
hasta tener piernas para salir por su propio pie.

Y el lobo corre cruzando los árboles

hasta la ciudad donde siempre brilla el atardecer,
la ciudad de la eterna primavera,
Hshue-Ezole, el legado de los hijos del sueño furioso.

http://soysu.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario