MITOLOGÍA Y SIMBOLOGÍA DEL LOBO

 

Símbolo de luz, asociado al dios Apolo, enfurecido, se le representa como animal guerrero, asociado a Ares. En otras culturas, como la china, la traducción literal del lobo es Perro Distinguido. Pueblos de origen céltico y Nórdico, toman su símbolo como fuerza y virilidad, caso de los bersekers.

Mitos como los de Romulo y Remo (el mito más popular de lobos) o los de Gárgoris y Habis, todos ellos criados y amamantados por lobas, indican el aprecio que mantenían por estos animales, dándole a la loba el título de nodriza, simbolismo de fecundidad.

El dios Marte se enamoró de Rhea Sílvia, una virgen vestal; de su unión nacieron los gemelos Rómulo y Remo, que fueron introducidos en una cesta y lanzados al río Tíber, del cual los rescataría una loba y los criaría como si fueran sus propios cachorros, hasta el momento en el que el pastor Faústulo los recogería y los dejaría al cuidado de Acca Larentia. Algunos autores apuntan que Acca Larentia pudiera ser en realidad la loba, la palabra latina lupa, designa a un mismo tiempo loba y prostituta. En todo caso, la loba pasó a ser el emblema de Roma, apareciendo en sus monedas y monumentos.


Otra historia de Lobo muy popular en Fenrir. Fenrir es uno de los descendientes de Loki y Angrboda, protagonista de una profecía que declaraba que algún día destruiría el mundo, en el Ragnarok.

El dios Tyr se encargaría de su cuidado. El lobo creció tanto y agresivo, que los Dioses se atemorizaron por lo que decidieron apresarlo y para ello idearon una trampa. Luego de dos intentos de apresarlo, decidieron pedirle a los enanos que forjaran una cadena imposible de romper, compuesta de seis elementos: el sonido de un gato, la barba de una mujer, la raíz de una montaña, los tendones de un oso, el aliento de un pez y la saliva de un pájaro. El resultado fue una cadena muy fina pero terriblemente resistente. Al presentársela a Fenrir, este sospechó que podría ser una trampa. Como garantía, el lobo pidió que uno de los Dioses colocara su mano en su boca, el único que tuvo valor para aceptar fue Tyr. Una vez encadenado, Tyr trató de huír de las fauses del lobo pero éste mordió su mano y se la arrancó. Finalmente, los Dioses arrastraron a Fenrir hacia una roca, donde le dejaron atado.


eraatlanta.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario