ORACIÓN




Por el bien de nuestros hijos, es necesario enseñarles a usar la magia de las palabras correctas para pedir lo que quieren, y para agradecer lo que reciben.


¿Cual es la diferencia entre rezar y meditar?

Es muy simple y hermosa.

Tú rezas y le hablas a un Dios que está fuera de ti.

Tú meditas y sientes dentro de ti la presencia de Dios. Allí no hay distancias.

Allí en la más íntima y amorosa comunicación, todo ocurre.

Bárbara Belmar Menantea

No hay comentarios:

Publicar un comentario