EL DRAGÓN




Significado de dragon
El dragón (del latín draco, y éste del griego drakon, "víbora" o "serpiente") es un animal mitológico que aparece en diversas culturas en todo el mundo. Se le representa como una gran serpiente o lagarto escamado (o emplumado en América), provisto de alas de murciélago, y que escupe fuego por la boca.
Los dragones chinos (o Longs), los japoneses (o Ryûs) y los coreanos son vistos generalmente como benévolos (en el Himalaya representan la buena suerte), mientras que los dragones europeos son generalmente malévolos. Sin embargo, los dragones malévolos no están restringidos a Europa y ocurren también en la mitología persa, tal es el caso del Azi Dahaka y en otras culturas también pueden encontrarse dragones malévolos.

 Entre los romanos, el dragón era considerado un símbolo de poder y sabiduría.

La mitología germana incluye al dragón entre las fuerzas del inframundo.
Se alimenta de las raíces de Yggdrasil, el fresno sagrado en el que moran los dioses.

Para los celtas, el dragón era una divinidad de los bosques, cuya fuerza podía ser controlada y utilizada por los magos.

Entre los celtas de Britania fue símbolo de soberanía, y durante la ocupación romana de la isla adornó los estandartes de guerra.

Para la mitología eslava, el dragón era una de las formas que adoptaba el dios Veles, señor del Mundo Subterráneo, adversario de Perún, dios del trueno.

En el simbolismo medieval los dragones eran a menudo representaciones de la apostasía, la herejía y la traición, pero también de cólera y envidia, y presagiaban grandes calamidades. Varias veces significaban la decadencia y la opresión, aunque sirvieron también como símbolos para la independencia, el liderazgo y la fuerza. Los colores a menudo determinaron el simbolismo que un dragón tenía. En la pauta del viaje del héroe, los dragones representaron el temor.

 Muchos dragones se presentan también como la encarnación de la sabiduría, por lo que en esas tradiciones matar a uno de ellos no sólo daba acceso a sus riquezas sino también significaba que el caballero había vencido a la más astuta de las criaturas.
Para el cristianismo, que lo vincula con el mal en el Apocalipsis, de San Juan, el dragón aparece vencido por la fe, en la figura de San  Jorge, durante el Medievo.

Los dragones a menudo pasan por tener significado espiritual mayor en varias religiones y culturas del mundo. En muchas culturas orientales los dragones eran, y en algunos cultos son todavía, reverenciados como representantes de las fuerzas primitivas de la naturaleza y el Universo.

El dragón es el "animal" por excelencia, el guardián del tesoro o de la doncella (el alma), el enemigo primordial, y combatir contra él es la gran prueba, la gran iniciación. -

Puede decirse que la lucha contra el dragón simboliza la lucha del YO contra las tendencias e instintos regresivos, para liberar el alma. -

No hay comentarios:

Publicar un comentario