ESFERAS CHINAS Y CHAKRAS DE LAS MANOS



Existen en la mano cinco centros de energía que son activados con el masaje que producen las bolas chinas. Estos centros energéticos guardan correspondencia con otros tanto ubicados en el resto del cuerpo.

En el libro “El poder mágico del gesto”, del autor Matthias Mala, Ed. Robin Book, leemos:

El chakra central de la mano se halla delimitado por otros cuatro más pequeños. Estos chakras coinciden con los puntos de referencia que la quiromancia o arte de leer las manos  considera centros expresivos de la interioridad psíquica y equivalentes. Los cinco círculos de energía en la palma de la mano tienen vinculación con los cinco chakras del cuerpo:

1. (MARRÓN)El centro inferior, cercano al pulgar, se halla conectado con el chakra raíz, en el que actúan las fuerzas de autoafirmación que se traducen sobre todo en una eficacia física. El lugar de la mano en cuestión es el depósito de la vitalidad.

2. (AZUL)El centro en el borde inferior externo de la mano, se relaciona con el chakra sacro, o sexual. En él actúan las fuerzas subjetivas de la percepción sensorial. En la mano es el asiento de las fuerzas oníricas y del instinto.

3. (MORADO)El del centro, o hueco de la mano, es el chakra manual propiamente dicho. Es el más potente que el resto. Al chakra del corazón, con el cual parece hallarse vinculado este círculo de energía, se le atribuyen cualidades como la capacidad de comunicación, o la compasión. De esta región fluye el impulso individual que se transforma en actos.

4. (VERDE)El centro situado debajo del dedo índice se vincula con el plexo solar, detrás de la boca del estómago. En este chakra se cita la formación de la personalidad y la capacidad de percepción objetiva. En la mano corresponde a la fuerza del ego.

5. (NARANJA)El centro ubicado debajo del dedo meñique, encierra fuerzas que se comunican con el chakra de la garganta, que combina los centros de energía del cuerpo con los de carácter espiritual. Corresponde al lenguaje, la inteligencia y el conocimiento de uno mismo.

convivirpress.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario