CARTA DE FULVIO AL EGO




Te he encontrado en mi casa, en mis decisiones, en mi cama, en todas las lágrimas, en las sonrisas y en la ira, en las caricias que he dado por el camino, en mis sueños más profundos, ha sido un partido muy peligroso, mi vida tu juego, tu el dueño…

He tardado 30 años en quitarte tu espacio, y en cada momento te has mudado mas adentro, hasta convencerme de que te habías ido, otra ilusión de tu poderío, otro disfraz que nunca te quitas, me he sentido muy libre y feliz sabiendo que por fin te habías marchado, y al encontrarte en la esquina me has derrumbado, y empezar de nuevo a quitarte del medio, otra mentira que a nada a servido…

Hasta hoy querido ego, que te he pillado, mientras yo amaba, tu eyaculabas, me río y te quiero inseparable compañero, de todas las partes de Dios, tu eres el maestro, me cuentas de mi lo que yo todavía no sé, me haces sentir como un niño sin padre, me mueves, me pegas, cuando menos lo espero, ya no te juzgo, se porqué lo haces, te quiero, te amo, te buscaré en cada palabra, y te daré lo que pueda, cuando me hables, para que te sientas amado, comprendido y no juzgado, tu sabes quién soy, y ahora de ti se mucho, y seguirte será un placer para conocerme, lo que he venido a hacer lo haremos juntos, cuando te encuentre, será una gran fiesta, porqué tu me recuerdas lo que tengo pendiente, y, haremos de los 2 uno, mi parte divina y mi ego auto-existente...

budasfactory.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario