PROTECCION DE LAS NEREIDAS


Despierten a mi llamado,
En el mar las hadas madrinas,
Espíritus consagrados,
Que controlan las corrientes marinas.

Déjenme oír su canto,
Déjenme oír su canción,
Algunos piensan que es un llanto,
Pero es un dulce son.

Necesito oír las nereidas,
Muy dentro del corazón,
Vengo suplicando fuerza,
Vengo suplicando protección.

Así como controlan las corrientes marinas,
En tiempos de dura tormenta,
Protéjanme de lo que me atormenta,
Mis dulces hadas madrinas.

Morgana Lafey

No hay comentarios:

Publicar un comentario